09 agosto, 2017

La delincuencia chilanga: sin películas ni libros (Final)




Las delegaciones más violentas de la CDMX 
y sus proyectos culturales absurdos 




3. Las delegaciones más violentas e ignorantes de la CDMX 

Los Faros (Fábricas de Artes y Oficios) no cuentan con apoyo de las delegaciones a las que pertenecen. Sin embargo, de acuerdo a una página del Faro de Oriente alojada en el sitio web de la UAM Azcapotzalco, que marca los antecedentes en la creación del Faro de Oriente, se indica una colaboración entre la Delegación Iztapalapa y el Instituto de Cultura (actualmente Secretaria de Cultura de la Ciudad de México). Señala el texto: “Tomando en cuenta que la Delegación Iztapalapa se caracteriza por tener una población joven en su mayoría y con enormes rezagos sociales, se estableció una mesa de coordinación donde se encontraban la delegación, el Instituto de Cultura y la Dirección General de Obras Públicas, para acordar los términos del inicio de la rehabilitación del predio”.

Para Sergio Jiménez sería esencial que existiera un verdadero apoyo de parte de la delegación. “Siempre falta material, difusión, apoyo de las mismas autoridades”, declara. “¿Cómo quieres convocar a la gente si no hay difusión? Una convocatoria para la gente que no ve las redes. Un cartel, una propaganda,  no está de más. Pero ya no lo hacen, porque no hay presupuesto, ideas o no lo quieren hacer”, añade que en ocasiones llega gente de la delegación al Faro de Oriente. “Yo no sé a qué vienen, dizque a supervisar, sólo están haciéndose güeyes afuera. ¡Pinten banquetas, reparen calles!”.

En una solicitud de información pública sobre los programas sociales, la Delegación Iztapalapa respondió en base a una lista de 10 programas: Poder Cruzar Seguro, Poder es Calidad de Vida, Poder con la Discapacidad, Poder Alimentario, Poder Graduarte, Poder Estudiar, Poder de la Diversidad, Poder Ganar, Poder Alcanzar la Meta, Poder Infantil, Directora General de Desarrollo Social. En ninguno señala el presupuesto destinado. 

Reyna, coordinadora de Comunicación y Difusión del Faro Indios Verdes, desconoce cuál es el esfuerzo de las delegaciones. “Pues si nos vamos por la onda política, nosotros apostamos por la cultura como agenda de transformación social”, comenta. “La mayoría se va por colores, si hacemos eso a un lado, podemos hacer algo por estas zonas”, remarca que el apoyo de la delegación o de los partidos políticos siempre va condicionado y eso no le interesa al Faro. Recuerda que por eso dejaron de poner el ring de lucha libre, a la cual mucha gente iba. Entonces los vecinos reaccionaron y el Faro Indios Verdes les explicó que la delegación Gustavo A. Madero se los había negado. 

En una solicitud de información pública sobre los programas sociales y culturales, la Delegación Gustavo A. Madero respondió con una lista –con 9 hojas y la información 'de cabeza'-, 62 acciones a realizar, dentro de ellas el desarrollo económico, como la “Promoción de inversión privada”, con un presupuesto de $256, 000. La más cercana a un programa social-cultural es “Apoyo a la educación”, con $112, 828, 794.
En el mismo sentido, la delegación Benito Juárez respondió con 46 acciones a realizar, muchas de ellas referidas a obras públicas, como Mantenimiento de Imagen Urbana con un presupuesto de $311, 211, 140.

Las más cercanas para un desarrollo social y cultural de los jóvenes son “Promoción de actividades culturales”, sin señalar cuáles, posee un presupuesto de $8, 956, 126, así como “Apoyo a la juventud” que tiene $1, 500, 000.

La delegación Cuauhtémoc que desecha su cultura

Caminar por la zona del Centro de la Ciudad de México, de Hidalgo a República de Brasil es encontrar librerías y tiendas de películas, una detrás de otra. Es en el Centro donde quizás he comprado la mayoría de los libros y películas que tengo, a un precio muy bajo, desde $10, ya sea en las librerías de viejo que abundan por Donceles o las tiendas de películas de la calle Dolores o Eje Central. Aunque tal vez, también sea el Centro de la Ciudad el lugar donde más se pueda encontrar piratería. De Tepito hasta el Zócalo, es posible comprar películas desde 5 pesos. 

Eso, sin mencionar que también en dicha zona hay incontables centros culturales como el Palacio de Bellas Artes, el Palacio de Minería, la Biblioteca México, la Biblioteca Vasconcelos, el Centro Cultural Xavier Villaurrutia, entre muchos más. 

¿De qué sirve que exista toda esta cultura al acceso de las personas, en libros, películas y demás si los únicos programas sociales y oficiales de la delegación Cuauhtémoc, de acuerdo a una solicitud de información pública son los siguientes: “Adulto Mayor”, con un presupuesto de $31, 692, 000; “El Corazón de México Educa”, con $3,000,000; “Becas Escolares”, con $30,300,000; “Integración a Personas con Discapacidad”, con $12, 954, 000; “Primero las Jefas de Familia”, con $3,180,000 y “Pintura impermeabilizante, tinacos, calentadores solares”, con $6, 200, 000, para un total que suma 86,826, 000.

Lo anterior también sucede con la delegación Venustiano Carranza, que en el mismo tenor de la solicitud de información pública, respondió que los programas sociales son: “Apoyo a Jefas de Familia”, con un presupuesto de $ 9, 450, 000; “Servicios Complementarios de Apoyo a Personas con Discapacidad”, con $3, 650, 000, “Servicios Complementarios de Apoyo Social a Adultos Mayores”, con $6, 250, 000 millones de pesos. 

Si hablamos de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, en la solicitud de información pública los programas oficiales para promover la lectura son las ferias del libro realizadas cada año (Auditorio Nacional y Zócalo). Resaltan el acceso gratuito, pero evidentemente al entrar, se comprará algo. Y en mi experiencia personal es raro encontrar la mayoría de libros a un precio barato. Quizá en el Remate de Libros del Auditorio Nacional, pero difícilmente en la Feria del Libro del Zócalo. Lo cierto es que ningún precio de estas ferias del libro se equipara al de las librerías de viejo. 

“Las ferias de libro han sido rebasadas desde hace mucho. En la actualidad solo sirven como plataformas para satisfacer egos y ritos de pleitesía entre colegas. Es parte del lavado de dinero y conciencia de los gobiernos en turno”, opina Gerardo Piña, doctor en Literatura Inglesa.  

En el mismo documento de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, añadió que apoya 280 Libro Clubes distribuidos en las 16 delegaciones de la Ciudad de México, a través de capacitación (diplomados y talleres; tertulias literarias, charlas con autores del Sistema Nacional de Creadores y participación en homenajes y Ferias del Libro). Durante el periodo de 2016-2017 el presupuesto asignado es de $3,850.000.00. 

Las delegaciones ignoran a los jóvenes

Tal pareciera que para las delegaciones con mayor delincuencia en la Ciudad de México (Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza y Benito Juárez) es más importante el apoyo a los adultos mayores, los niños, las madres de familia y las personas con discapacidad que los jóvenes, quienes al ser marginados, ven en la violencia y delincuencia una vida en qué creer. Porque es evidente que hay un total desinterés para este sector de la población que sería tan importante como los anteriores. En México, de acuerdo a CONAPO, hay 13 millones de personas mayores de 60 años. Según el Gobierno Federal, hasta 2016 había 37, 504, 392 de jóvenes de 12 a 29 años de edad, mientras que en el Distrito Federal hay 483 mil 45 personas con discapacidad, de acuerdo a cifras de 2013 del Instituto para la Integración al Desarrollo de las Personas con Discapacidad del DF.

Que sean las delegaciones Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza y Benito Juárez las que reciban el mayor presupuesto por la Asamblea Legislativa Federal no sería lo más recomendable y menos al ver la forma en que lo distribuyen para problemáticas sociales que, por ignorancia, han hecho a un lado y, sin embargo, determinan más el día a día de las calles de la Ciudad de México, las cuales podrían ser combatidas con historias vistas desde la pantalla o leídas desde el papel.  






Author ImagePOR MIGUEL JIMÉNEZ ÁLVAREZ
Editor General 

Estudia Periodismo. Escribe para recordar que olvida. Fan de los relatos sorprendentes, las películas raras y la caja idiota que incluye futbol.



No hay comentarios:

Publicar un comentario


"A veces, Dios permite las tragedias. Él permite que la tierra se seque y que los tallos crezcan desnudos. Le permite a Satanás que desate el caos.
Pero no permite que triunfe".


MAX LUCADO


PARA DESCUBRIR

Oorales

Oorales es el blog que piensa el mundo a través de la cultura pop alternativa, arriesgada y con algo qué decir. Artículos, reseñas y columnas.

SIGUE A OORALES EN





© 2017 Oorales. Por
Miguel Jiménez Álvarez